Vía libre a la adopción de niños filipinos

Diario de Sevilla 13/11/2002

 

 


Más de medio millón de menores vagan abandonados por las calles de Manila y otras ciudades

MANILA. Los Gobiernos de España y Filipinas rubricaron ayer en Manila un convenio de adopción de menores, con lo que se eleva a cinco el número de países asiáticos en los que los españoles pueden adoptar niños. Por parte española firmó el convenio el secretario de Estado para Asuntos Exteriores, Ramón Gil-Casares, quien aseguró que con la rúbrica de este acuerdo se crea un "mecanismo de protección del menor". La viceministra de Bienestar Social y Desarrollo, Lourdes Balanon, fue la encargada de firmar el documento por la parte filipina.

Por su parte, la directora del gubernamental Consejo para las Adopciones, Lourna Laraya, quien acudió a la ceremonia celebrada en la capital filipina, detalló que "este convenio se alcanza tras años de negociaciones, y que se traducirá en más oportunidades para los niños filipinos". Aunque consideradas muy optimistas estas cifras, las ONG aseguran que más de medio millón de menores vagan abandonados en las calles de Manila y otras ciudades filipinas, mientras que el número de niños que vive en orfanatos y centros de acogida es mayor.

Un total de 3.428 menores extranjeros fueron adoptados durante 2001 por españoles, una cifra tres veces superior a la registrada hace cuatro años, según datos del Ministerio de Asuntos Sociales. La principal procedencia de los menores adoptados fue Europa Oriental, de donde llegaron a España 1.569 niños, seguido de Asia, con 1.107, y América Latina, con 721. De los niños asiáticos, la gran mayoría (941) provinieron de China, después de la India (129), Nepal (28) y Vietnam (9).

El secretario de Estado firmó otro acuerdo que se aplicará a las prestaciones económicas de la Seguridad Social. Los beneficiarios serán aquellos que se encuentren en situaciones de incapacidad temporal o permanente, accidentes, maternidad o riesgos durante el embarazo, jubilación o fallecimiento.